«Se iniciaron preparativos para el retorno a clases presenciales» “El proceso del regreso a las escuelas será gradual” “La paciencia, mejor virtud de los revolucionarios”

Si Tamaulipas como otras entidades, se incorporará a las clases presenciales a partir del 24 de mayo, es muy importante que los directivos, los maestros, los alumnos, los padres y madres de familia, conozcan oportunamente el trayecto o los procesos que se seguirán para hacer más eficiente este retorno a una nueva normalidad en las escuelas.

Después de 14 meses de estar alejados de las aulas y de la interactuación presencial de alumnos-maestros-directivos-padres de familia, la convivencia escolar no podrá ser igual. Deberán por principio, evitarse contagios estableciendo filtros de salud en las instituciones, medidas de higiene de la institución e higiene personal en cada uno de los asistentes a las instituciones y organizarse horarios de trabajo escolar, específicos si los grupos de trabajo son numerosos.

Se presume que los directivos de las escuelas y los maestros ya elaboraron una especie de diagnóstico de los rezagos educativos de cada institución y cada grupo escolar y que también, en cada centro de trabajo se ha delineado un plan de trabajo para atender el aprovechamiento escolar en los poco más de 30 días en los que podrán interactuar con los escolares, pues además hay que evaluar y rendir informes de fin de cursos.

Como el proceso de retorno a clases presenciales será gradual, primero los grupos escolares e instituciones del medio rural y urbano con pocos alumnos y luego las escuelas urbanas y con mayor número de alumnos en cada grupo, las autoridades educativas federales deberán prever oportunamente todas las necesidades que el trayecto exige en cada momento, al menos que, por parte de la federación, se siga haciendo harakiri con la educación pública, como cita Pedro Salmerón Sanginés en su artículo periodístico aparecido el 4 de mayo del año en curso en La Jornada, al señalar que después del ANMEB (Acuerdo Nacional de Modernización de la Educación Básica), firmado por el Gobierno de Carlos Salinas de Gortari, Elba Esther Gordillo y los Gobernadores de las 32 entidades federativas, que descentralizó la Educación Pública, se avanzó a pasos agigantados en la privatización de la Educación, convirtiéndose a ésta en una mercancía.

Las lecciones de la pandemia y de la educación a distancia debe asimilarlas el Gobierno de la República. Garantizar la gratuidad de la educación implica que el Estado Mexicano disponga de recursos financieros suficientes para la formación profesional de los docentes y equiparlos con las herramientas que le permitan exigirles un rendimiento escolar calificado, recursos para el mantenimiento de las escuelas y para garantizar a todos la educación pública, laica, gratuita y obligatoria.

Garantizar una Educación, laica gratuita y obligatoria tiene que ver con las finanzas y éstas con el Presupuesto del Gasto Público, razón principal para que ya se esté pensando en una Reforma Fiscal Progresiva que podría implementarse en el siguiente año fiscal. Sabemos también que una reforma fiscal progresiva solo será posible si el desarrollo económico se recupera, y entendemos que mejorar la vida educativa radicalmente, no será posible de inmediato, pero si será factible que mejore paulatinamente. Habrá que tener paciencia, una de las virtudes más revolucionarias, según Mao Tse Tung.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *