“Hacer campaña y reforestar, igual a matar dos pájaros de un tiro”

A veces, los “árboles no nos dejan ver el bosque”, dicho que significa, que cuando alguien o muchos no podemos ver una realidad y sus consecuencias, es porque estamos prestando atención a los detalles. Recordamos este dicho porque actualmente prestamos suma atención al tema político-electoral, reflexionamos, comentamos y actuamos centrados solo en ese tema y nos olvidamos de la realidad en su conjunto cuando en algunas situaciones se podrían “matar dos pájaros de un tiro”, agregando otro dicho a esta reflexión.

Candidatas y candidatos que luchan por convencer a la ciudadanía de que sus políticas beneficiarían a toda la sociedad, muy bien podrían tomar en cuenta entre sus propuestas, acciones muy específicas y realizables a favor de preservar el equilibrio de la naturaleza, ahora que enfrentamos grandes retos, por los graves problemas de desertificación de las tierras, la tala de árboles, los incendios forestales, la sequía, la extinción de la vida animal y vegetal, entre muchos otros problemas, generados por nosotros mismos en el trayecto del desarrollo de la humanidad.

Si solo habláramos de reforestar nuestras ciudades, nuestros municipios, muy bien podría manejarse metódicamente una propuesta para reforestar Matamoros. Recuerdo que allá por el año de 2005, cuando Baltazar Hinojosa Ochoa era Presidente Municipal, decía un maestro de música en Alemania originario de nuestra región, que por qué había tan poquitos árboles en Matamoros. Lo decía al compararnos con algunas ciudades de Alemania o la mayoría de las ciudades de Europa. Cuando nos hizo el comentario, escribimos sobre el tema e investigamos el significado de la necesidad de reforestar nuestras ciudades, municipios y en lo general, el planeta.

Percibir que los seres vivos de este planeta, existimos en principio, gracias al agua y al oxígeno entre otros elementos y que la producción de oxígeno en muy buena parte se debe a los árboles y a la vegetación en general, nos llevó a revisar un poco más la información al respecto. Nos enteramos de que, por persona, se necesitan por lo menos 22 árboles que produzcan el oxígeno necesario para respirar, que existen en el mundo 422 árboles por persona en promedio, pero que están distribuidos por país y desde luego en municipios y ciudades, abundantemente en algunas regiones del mundo y escasamente en otras. Si sumamos que anualmente se destruyen 15 mil millones de árboles en el mundo, nuestro planeta pierde anualmente el equivalente a 2 árboles por persona y si necesitamos alrededor de 22 per-cápita para respirar, es obvio que, en una década, si no seguimos aminorando el deterioro ambiental, la tala de bosques y no logramos frenar los incendios forestales a tiempo y reforestar aceleradamente el planeta, tendremos graves problemas para oxigenarnos y mantener la vida en general.

Matamoros con alrededor de 800 mil habitantes, necesita 17 millones de árboles aproximadamente. ¿Los tendremos? Pensamos que no y que por lo tanto es necesario implementar un buen programa de reforestación, partiendo de un diagnóstico de nuestras necesidades. En lo nacional, y en regiones más arboladas se están sembrando millones de árboles, ¿Por qué no hacerlo en nuestros espacios si lo necesitamos más?, ¿Por qué no incorporarnos al Programa “Sembrando Vida”? ¿o planear algo semejante en donde nos podamos involucrar buena parte de quienes seríamos los inmediatamente beneficiados? Veremos que dicen los políticos.

—000— ¡Felicidades a todas las madres en su día!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *