En la 3ª. Y 4ª. Sesiones del CTE (Consejo Técnico Escolar) que los directivos, Asesores y jefes de enseñanza de la Zona 3 de Secundarias Generales, tuvieron el viernes pasado, antes de iniciar un periodo de vacaciones, se acordó realizar actividades que, para muchos, tuvo el significado de “descansar haciendo adobes”.

Los acuerdos alcanzados se relacionan con reflexiones acerca de los problemas presentados con la educación a distancia y a partir de la problemática encontrada, planear actividades de reforzamiento para ayudar a los escolares rezagados a recuperarse.

El acuerdo que nos pareció más importante fue el de la importancia de fortalecer el hábito de la lectura y el de ejercitar a los educandos en la producción de textos. Como a nosotros nos inquieta que como país no seamos un país de lectores, que estemos en los últimos lugares leyendo de 2 a 3 libros anuales como promedio, cuando hay países en donde el numero promedio de sus habitantes lectores, es de 40 y 50 libros leídos por año, es que hacemos estos comentarios.

Como se atraviesan estos días de guardar, nada como reponernos como lectores y en estas vacaciones en lugar de estar chateando a cada rato, maestros y escolares, directores, subdirectores, asesores y jefes de enseñanza, les recomendamos que busquen en las librerías, las lecturas de los buenos libros, que nos podrán ayudar después, a recuperarnos de nuestros rezagos. El que escribe es un adicto a leer periódicos, revistas y libros. En estos días acabamos de leer, aparte de toda la información cotidiana de periódicos y revistas digitales, el libro “Yaquis”, texto sobre la larga guerra de los pueblos Yaquis de Sonora, de Paco Ignacio Taibo II, releemos los amenos textos de Vicente Leñero, las novelas de la extraordinaria escritora española Rosa Montero, los ensayos y novelas de Pedro Salmerón Sanginés, los textos sobre la democracia, de John Ackerman.

Para finalizar, les comentamos que los textos digitales los podemos buscar en internet. Claro para mejorar como lectores, y apoyar con estrategias didácticas a los escolares, niños, jóvenes y adultos, los maestros tendrán (tendremos) que tener voluntad política para buscar las lecturas y convertirse en lectores empedernidos. Después, elaborar o planear las estrategias para que en los escolares se despierte también esa voluntad para leer y escribir textos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *