“El consume de comida chatarra sigue estando a la orden del día” “40 años de malos hábitos y bajos salarios a los trabajadores” “Se tendrá que impedir que se siga falseando información en televisión”

El consumo de “comida chatarra”, aun y cuando existen acciones sanitarias de la federación que se esfuerzan por desalentarlo, sigue siendo un mal hábito que las etiquetas de “alto en azúcares, sales y grasas trans y saturadas” o los anuncios de “imitación de queso” y otros más que la COEPRIS, (Comisión Estatal para la Protección contra Riesgos Sanitarios), ágilmente ha establecido en la mayor parte de los negocios expendedores de alimentos del país en corto tiempo, después de aprobadas las leyes que lo ordenan, sigue estando a la orden del día, aun y cuando se ha difundido mucha información sobre el principal daño que causa, que es la obesidad y sus graves consecuencias en la salud.

Sucede que en los últimos 40 años hemos pasado de ser uno de los países con una gran riqueza gastronómica, sin problemas graves de obesidad, hasta convertirnos en uno de los países con los niveles más altos de consumo de alimentos ultra procesados que nos ha ubicado en los primeros del mundo en sobrepeso y obesidad así como en padecimientos de enfermedades como la diabetes, la hipertensión, con altas tasas de mortalidad en enfermedades cardiovasculares y de cáncer, según afirma Alejandro Calvillo, dirigente de la Asociación Civil, “El Poder del Consumidor”, en un artículo de “La Jornada” signado por Jessica Xantomila. (10-12-2020).

Claro que después de 40 años de fomento de malos hábitos, como ha sucedido en nuestro país, es muy difícil que la población mexicana, aunque se informe bien cotidianamente, deje “de la noche a la mañana” sus malos hábitos alimenticios: pero es mucho más difícil, que los abandonen, si diariamente, la televisión, el radio y la prensa, nos bombardean al cerebro con sus muy bien elaborados anuncios de que la Coca Cola y otros “venenos” son “la chispa de la vida” o productos que nos proporcionan indirectamente felicidad.

Por otra parte, los reportes sobre la pandemia que padecemos desde hace alrededor de 10 meses citan que los obesos, son de las personas de más alto riesgo letal por esta causa. Es cierto que México tiene cifras elevadas de mortalidad en el mundo por la pandemia, principalmente porque por varias generaciones (por lo menos dos), la mayoría de la población mexicana se ha alimentado mal, en gran parte por el deterioro de sus ingresos laborales y desde luego, por los malos hábitos alimenticios que se le han impuesto en 40 años de gobiernos neoliberales a través de los medios de persuasión. Sin embargo, los culpables de esas políticas que deterioraron los niveles de vida que se tenían en los años “50s”, “60s.” y “70s.”, acusan al gobierno actual que encabeza Andrés Manuel López Obrador, de esa desventura, cuando es generalmente público y notorio que él, ha estado realizando grandes esfuerzos por aminorar el daño a la población nacional, que provocaron las políticas neoliberales que además incluyeron el deterioro sistemático del sector salud. Hará falta profundizar las medidas contra la propaganda de los grandes medios de comunicación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *