“El 6 de junio se disputa el gobierno de la nación” “Votar por PRI o el PAN, igual a un suicidio popular”

Para cualquier ser humano, la interpretación de la realidad que vivimos cotidianamente siempre es interpretada de acuerdo a la información que recibimos, consultas que realizamos en libros, revistas, periódicos, documentos y nuestro marco de referencia personal. Eso nos lo enseña la filosofía de la vida. Se presume que el conocimiento y la experiencia nos permiten tratar de ubicarnos lo mejor posible en las posiciones políticas y sociales; de ahí que a través de la historia el ser humano se confronte de acuerdo a la posición que guarde ante las estructuras socioeconómicas cambiantes en todo el trayecto de la humanidad, desde los tiempos del Comunismo Primitivo, pasando por la Esclavitud, el Feudalismo, el Capitalismo y el Socialismo.

En los últimos tiempos en nuestro país, el que de una u otra manera ha recorrido esos tramos del desarrollo histórico de la humanidad hasta llegar al capitalismo, desde los años “90” del siglo pasado empezamos a recorrer una etapa de gran concentración de la riqueza favorecido por los gobiernos neoliberales a partir de 1982 en que llegó Miguel de la Madrid Hurtado al Gobierno de la República, pasando por Carlos Salinas de Gortari quien realizó las primeras reformas estructurales para favorecer la concentración de la riqueza e ir disminuyendo el porcentaje de salarios a los trabajadores quienes entre 1982 y 2018, disminuyeron en el reparto de la riqueza entre el capital y el trabajo, de un 60-65 % del PIB a los trabajadores a un 25-30 %, pasando el capital de un 30 a un 70 % del PIB. Llegarían después de Salinas de Gortari, Ernesto Zedillo Ponce de León, Vicente Fox Quesada, Felipe Calderón Hinojosa y Enrique Peña Nieto, por el mismo rumbo trazado de la privatización de los bienes nacionales y del empobrecimiento de la gran mayoría de la población.

La gritería armada y magnificada por los grandes medios de comunicación criticando y descalificando la mayoría de las acciones del gobierno que triunfó en las elecciones de julio de 2018, encabezado por Andrés Manuel López Obrador, se da porque el actual gobierno, sin salirse del sistema capitalista, impulsa los cambios que conduzcan a frenar la corrupción que vino acompañada de los procesos de la concentración de la riqueza y del mal reparto de la misma, eleva los salarios mínimos que durante 36 años, con el pretexto de que eran inflacionarios, siempre aumentaban menos de lo que aumentaban los precios, las políticas de apoyo a diversos sectores sociales son ahora a los que menos tienen y no a los grandes empresarios, ni a los grandes grupos financieros. Aunque ellos siguen haciendo negocios.

El libro, “La Disputa por la Nación” que en los años “70” Carlos Tello Macías y Rolando Cordera escribieron poco antes del inicio del neoliberalismo, planteaba que, para continuar desarrollando al país, la actividad económica debía seguir estimulándose para fortalecer la soberanía económica y social; desgraciadamente los grupos económicos que políticamente triunfaron fueron los partidarios de Julio Rodolfo Moctezuma Cid quien era Secretario de Hacienda con José López Portillo y que en el gabinete se contradijo en las políticas con Carlos Tello de Programación y Presupuesto. En ese entonces los famosos economistas discípulos de Milton Freedman (monetaristas), ya se encontraban metidos en el gabinete económico y posteriormente controlaron el poder; de esos grupos fueron quienes gobernaron Tamaulipas de 1993 a 2005 (Manuel Cavazos Lerma y Tomás Yarrington Ruvalcaba).

En la actualidad hay una disputa por la nación y la podemos visualizar en la confrontación que se ha estado dando de parte de los grupos políticos desplazados del poder, (PRI, PAN Y PRD) con el gobierno en el poder que encabeza MORENA como partido político. Los medios de comunicación sistemáticamente magnifican los errores del Presidente que apreciamos que está realizando esfuerzos importantes por luchar contra la corrupción, apoyar a los más pobres e impulsar el desarrollo del país. Desgraciadamente la pandemia que tiene un año de estar presente en nuestro país, ha limitado el desarrollo económico y social; las acciones justicieras se han retrasado y de todo ello, los desplazados del poder (a medias) de todo le echan la culpa al actual gobierno. Ellos se dicen mejores para gobernar, pero apreciamos lo que hicieron en 6 sexenios: Endeudaron al país, vendieron a precio de “garaje” las más importantes empresas propiedad de la nación, quebraron la economía nacional y empobrecieron a la gran mayoría de los mexicanos, entre muchos otros daños.

No creemos que los electores de la nación quieran que el PRI y el PAN, regresen a gobernarnos. Sería un suicidio popular, votar el 6 de junio por ellos.

—000— Hoy 159 aniversario de la Batalla de Puebla y 101 del natalicio de María Prota López de López, madre de este escribidor y 8 hermanos más. También es el 32 aniversario de la fundación del malogrado PRD.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *