“Cumpleaños en Tanquián” “Lucio Portilla y la Herbolaria”

El fin de semana estuvimos en Tanquián de Escobedo, SLP, con motivo del cumpleaños de nuestro sobrino político Guadalupe Portilla Hernández. Sus padres, la maestra María Luisa Hernández de Portilla y el maestro Lucio Portilla Henríquez, fueron nuestros extraordinarios anfitriones, junto con su hijo cumpleañero y toda su familia. En el pueblo que pernoctara el exgobernador de San Luis Potosí y Nuevo León, Mariano Escobedo, el héroe liberal de mil batallas desde la Revolución de Ayutla, hasta la de Tuxtepec, pasando por la Reforma, la Guerra de 3 años, la intervención francesa de 1862-1867 y calificado en 1900 como el más famoso de los generales de aquellos tiempos, por encima de Porfirio Díaz, de algunos 15 mil habitantes, vivimos experiencias gastronómicas fuera de serie.

Tanquián, dotado de una rica diversidad de flora y fauna, región maderera y ganadera, nos produjo una satisfacción fuera de serie, no solo por las atenciones inapreciables de la familia del licenciado cumpleañero Portilla Hernández, sino por el docto conocimiento del maestro Lucio, sobre herbolaria regional, herencia de sus padres y abuelos.

El certero conocimiento de Lucio, sobre diversas hierbas que nos mostraba a cada instante, cortadas en el patio de su casa, nos hizo pensar que él fue uno de los informantes de Google, pues al corroborar cada nombre de las yerbas y sus propiedades, confirmábamos los datos que nos proporcionaba.

Por Lucio Portilla supimos que la “salvia real” sirve para aliviar un sin fin de enfermedades, es digestiva, regula el azúcar en la sangre, tonifica el sistema nervioso y mejora el funcionamiento del páncreas, entre muchas otras virtudes; sabemos que el “palo azul”, además de que su esencia ayuda a las gallinas a no enfermarse, para los humanos es buena para combatir el reumatismo, la gota, la ciática y previene cólicos renales y hepáticos además de eliminar el ácido úrico.

A cada momento nos sorprendía el anfitrión con yerbas como “tronadora” , para la diabetes, la “aceitilla”, para diabetes, mal de orín, reductora de colesterol y triglicéridos entre otras propiedades, “hoja de mango” para combatir diabetes y regular la presión arterial, “el corrizuelo” para diarrea y piquete de víbora, el “pusgual” para heridas y aftas, la “guácima” para quebraduras , las hojas de ”aguacate oloroso” como antioxidante, digestivo, analgésico y para eliminar la glucosa de la sangre , el “cempasúchil” para desinfectar heridas y , entre muchas otras yerbas, la “caña de jabalí” para combatir males digestivos, la salud bucal y otros atributos.

Nunca nos cansamos de escuchar las sabias palabras que sobre herbolaria platicara el papà del cumpleañero a sus parientes matamorenses y quisimos escribir estas líneas para que nos sirvan de base para encontrar la medicina de nuestros ancestros que por cierto, mediante google y la tecnología, muy bien podemos apropiarnos de todos esos conocimientos que podríamos considerar como medicina alternativa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *